Accesibilidad

en Redes Sociales

Domingo, 20 Abril 2014 20:22

DIF municipal impulsa productividad de adultos mayores

La Panadería de los Abuelos comercializa 600 piezas de pan diariamente.

 

Concepción Báez Ramírez inició un negocio a los 65 años de edad. En 24 meses aprendió a hacer repostería en la Panadería de los Abuelos, ahora vende su pan y obtiene ingresos propios que le permiten sentirse útil, tener una vida independiente y progresar.

El Departamento de Adultos Mayores del Sistema Municipal DIF ofrece a este sector de la población una veintena de talleres ocupacionales, recreativos y productivos. Desde el inicio de esta administración y hasta la fecha se han inscrito 406 alumnos y 46 de ellos, decidieron aprender el oficio de amasar y hornear pan dulce.

Los jueves y viernes de cada semana, Doña Concepción se levanta temprano, se arregla y se dirige a la Panadería de los Abuelos que se localiza en el centro de esta ciudad. Es la más sonriente y expresiva del grupo y durante sus clases ha forjado nuevas amistades. “Me sirve hasta como terapia porque pues ya a esta edad una se queda sola porque los hijos se van”, dice.

En la cocina, una vez que ella tiene la masa en sus manos emplea su creatividad para hacer las figuras, barnizar y endulzar cada pan como si fueran piezas únicas.

“Cuando salgo de aquí ya tengo algo para llevarles a mis nietos, una conchita o algo y en mi casa ya hasta me hacen pedidos que para las fiestas o para un evento especial y yo, pues encantada los hago, me siento productiva”, dice esta mujer, que forma parte de los 135 mil 217 adultos mayores que viven en la ciudad de Puebla.

La primera vez que Doña Concepción hizo una concha de pan, sus hijos se sorprendieron. “No me creían que yo la había hecho, pero la verdad desde la primera vez me quedó muy rica”, explica. Al principio sólo hacía uno o dos panes por clase, pero con el paso del tiempo y la experiencia adquirida aprendió a hornear varias piezas a la vez.

La Panadería de los Abuelos vende 600 piezas de pan diariamente, en 40 variedades. Su costo accesible, su variedad y su sabor hacen que, cada mañana, en hora y media se venda todo el producto.

El Administrador de la Panadería, Carlos Eduardo Pedauga Bustillos, señala que el objetivo de este taller es que los abuelos aprendan un oficio que les ayude emocionalmente a sentirse útiles y que en el aspecto económico puedan tener una vida independiente con la creación de sus propios negocios.

Comunicados de Prensa